#LiberarlasEsJusticia: México

La guerra contra las drogas ha tenido graves consecuencias para la población y no ha logrado reducir la producción, el tráfico, y el consumo de drogas. El mayor impacto de esta política punitiva es el encarcelamiento injusto de personas por delitos contra la salud.

Entre las principales víctimas están las mujeres, quienes juegan un rol bajo dentro de las redes delictivas. Hoy existen 3018 mujeres investigadas, procesadas o sentenciadas por delitos contra la salud. En su mayoría, fueron víctimas de violaciones de derechos humanos. Madres, embarazadas, indígenas, con dependientes económicos, trabajadoras del campo, con alguna discapacidad y/o las adultas mayores son las más afectadas, pues el Estado no toma en cuenta su identidad, ni las condiciones de involucramiento en estos delitos. Ellas sufren de manera desproporcionada los impactos del encarcelamiento.

Sin embargo, la historia de mano dura y castigo puede cambiar. Desde la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) y EQUIS Justicia para las Mujeres, proponemos establecer un mecanismo legal para liberar a mujeres, víctimas de la política de drogas, e implementar estrategias integrales de reinserción social. Súmate a esta campaña. Con tu apoyo lograremos el primer paso para liberar a quienes no tendrían por qué estar en la cárcel.

#AméricaLatinaLiberarlasEsJusticia

La Red Feminista Anticarcelaria de América Latina surge a raíz del Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe sobre Justicia en la ciudad de Quito, Ecuador en septiembre de 2019, donde confluimos organizaciones que trabajamos en espacios penitenciarios desde el activismo feminista, muchas de nosotras utilizando el arte, la escritura creativa y el teatro como herramientas de transformación social.

Ante ese panorama, invitamos a unir fuerzas para lanzar una campaña continental de excarcelación de mujeres, presos políticos y grupos vulnerables, que amplíe el alcance de las leyes de amnistía e indultos, donde estos existan y que se promuevan las mismas en donde aún no se toma ninguna iniciativa al respecto. Proponemos que se incluya la creación de programas de bienestar social y salud para las personas encarceladas y excarceladas que no están recibiendo ayuda estatal a pesar de vivir en condiciones de pobreza.