Nayeli, de 28 años, es una mujer indígena encarcelada en Cochabamba, Bolivia. Ella ha sufrida violencia sexual y ha vivido toda su vida en pobreza. Nayeli cuenta como el abuso y la pobreza la llevaron a involucrarse en el tráfico de drogas.